Sahumar, una vida consciente a través de los sentidos sin lastimar al planeta


Por Nathaly Durán.

Las culturas ancestrales eran profundamente conscientes de que la naturaleza ofrece todo lo que el ser humano requiere para sanar el cuerpo físico y también el espíritu (el cuerpo sutil), y las plantas son parte esencial de la sabiduría de la tierra.

Por esta razón, entre otras tantas, quise hablarles sobre los ramilletes de hierbas para sahumar, que en principio y sin profundizar en las propiedades medicinales que poseen las plantas, comenzaré por decir que son una opción ecológica cuando se trata purificar los espacios. 

En su elaboración no se requieren resinas, ni pinturas sintéticas y el hilo que se emplea es de algodón, de este modo queda asegurada la ausencia de plástico y otros elementos derivados del petróleo. 

Ahora bien, en cuanto a los beneficios curativos de perfumar y limpiar con esencias naturales, su uso data de más 3500 años a.C, por lo tanto, y esto me fascina, forma parte de la memoria de la humanidad y puede resultar interesante conocer un poco más sobre sus orígenes

Y es que una de  las experiencias singulares de atender a los sentidos es reconocer que a través del aroma, estos pueden viajar por diversos lugares de nuestra memoria y conducirnos a nuestro origen, justamente allí, donde se encuentra nuestra esencia. 

Además, el efecto tranquilizante que genera encender un ramillete de hierbas no es más que un regalo que se nos entrega para ser compartido, así que a continuación les dejo algunos consejos útiles para hacerlos en casa. 

No requiere mucho, la intención de armonizar y unas cuantas plantas, pero también es importante considerar lo siguiente:

  • Las hierbas a elegir deben ser autóctonas, y mejor aún si podemos cogerlas del huerto en casa para luego ponerlas a secar. Algunas opciones son:  romero, eucalipto, laurel, hierbabuena, lavanda. 
  • Los tallos de unos 10 cm serán perfectos. 
  • Utilizaremos hilo de algodón para atar las hierbas, esto por el motivo que les comenté antes.
  • Siempre será óptimo emplear hierbas de estación.  
  • Si por el contrario preferimos comprarlos hechos, debemos asegurarnos que provengan de un cultivo ecológico (no queremos inhalar pesticidas). 
  • Ya que lo tenemos, ¡vamos a encenderlo! Al no contener elementos combustibles estos atados de hierbas deben soplarse para que el fuego se mantenga activo. 

Cuando sahumar:

  • Cuando sientas el deseo de hacerlo (aquí interviene tu intuición, escúchala).

Al final, una vida consciente también se desarrolla a través de los sentidos, existen hábitos que pueden potenciar su construcción y habrá tiempos que son para plantar y otros para cosechar. Gracias miles por estar.


Leave a comment